¿Quién educa a los mexicanos?

tv-basuraPor Iván. Culpar a los padres por la mala educación de los hijos es un abuso. Culpar a los malos profesores y a las malas compañías es una simplificación extrema.

Si bien los padres suelen creer que son los principales responsables de la educación de los niños porque “las bases de la educación se reciben en casa”, lo cierto es que cada vez tienen menos participación en la construcción de la personalidad de sus hijos.

La escuela (preescolar a secundaria) sin duda tiene un peso mayor, pero no por los conocimientos que en ella se imparten (que sólo en casos excepcionales van más allá de la lectoescritura), sino por las relaciones que se producen entre los alumnos y entre estos y la autoridad (el profesor). Así mismo, por los hábitos en la adquisición del conocimiento que ahí nos son impuestos.

Quien ocupa el primer lugar en cuanto a impacto, en la educación de las personas de todos los rangos de edad, es el poder del dinero que se mete a nuestras mentes por la vista y por el oído: los medios de comunicación electrónicos e impresos.

Estos medios (televisión, cine, radio, internet, periódicos, revistas) nos cautivan con sus imágenes (visuales y auditivas); nos hechizan mostrándonos mil maravillas que poco a poco moldean nuestras aspiraciones y determinan nuestra realidad: nos enseñan lo que es posible y los límites de los que ya no podremos salir.

La educación profunda es aquella que nos enseña a discriminar lo falso de lo real; la que nos inculca hábitos y creencias que no somos capaces de poner en duda. La educación que todos adquirimos en los medios de comunicación nos da estos parámetros. Nos acostumbra a una forma fácil y automática de adquisición del conocimiento. Ella determina lo que podemos ser; nos encausa a una vida encerrada en los valores del sistema político y económico en  que vivimos: competencia, individualismo, consumo, fascinación por lo novedoso, negación del pasado, incredulidad hacia el futuro, identificación del placer con la felicidad y de la elección entre productos con la libertad, etc.

Aunque la escuela suele reforzar la enseñanza que recibimos de los medios de comunicación, lo cierto es que su impacto es muy pobre. Por eso, cuando esta trata de oponerse al dominio mental que los poderosos ejercen sobre nosotros (a través de sus medios de comunicación), los resultados que obtiene son generalmente desalentadores.

El hecho de ser educados sin nuestro consentimiento y de recibir una educación que nos mantiene sumisos y que beneficia a otros, es muestra clara de que no gozamos de la más mínima libertad (de pensamiento). Pero como estamos educados para sentirnos libres, esta afirmación parecerá instintivamente falsa a la mayoría de los lectores.

Anuncios

Acerca de kommy

El presente blog de “El Manual” es una extensión en línea de fanzine El Manual, que se hace, produce y publica en la escena de HardCore Punk de Monterrey, Nuevo León, México.
Esta entrada fue publicada en Manifiesto, Textos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s