SOMOS LO QUE HACEMOS

EMPLEADA-DE-MAQUILAEl trabajo nos proporciona identidad, cuando nos preguntan qué somos contestamos a qué nos dedicamos, somos cargadores, cajeras, psicólogos, empleados, en pocas palabras, somos lo que hacemos.  La mayor parte de nuestra vida la pasamos en nuestro centro laboral y decimos si nos va bien o no en base a que tan buen trabajo tenemos. No hay que olvidar las amistades que logramos con los compañeros y las habilidades y aptitudes que desarrollamos y aprendemos. Sin duda el trabajo es parte fundamental de nuestra vida.

Sin embargo, no todos tenemos el trabajo de nuestros sueños. Solo el 16% de la población tiene el trabajo que quiere, el 84% restante trabajamos en lo que podemos, en lo que hay y en el que nos pagan un poco mejor. Es entonces cuando el trabajo no nos hace sentir tan bien. Todas las mañanas pensar en levantarse temprano para estar detrás de una máquina durante 8 horas mientras afuera esta el sol, los amigos, los hijos y la vida no nos hace sentir que nos desarrollamos plenamente como seres humanos. No todos los trabajos nos permiten ese desarrollo, no nos permiten explotar nuestras capacidades ni alimentar nuestra naturaleza curiosa y emprendedora.

El sentimiento de estar perdiendo días y días de nuestra vida es porque lo que hacemos no nos gusta, no es parte de nosotros, la pieza que ensamblamos, la parte de la prenda que cocemos nada tiene que ver con nosotros, mucho menos cuando lo tenemos que hacer una y otra vez, diario, 6 días a la semana.  Ese ritmo de vida nos va apagando y nos debilita. Al final del día lo único que queremos es llegar a nuestra casa y desconectarnos de todo frente a la televisión.

No hay trabajo malo, ser cargador, ser cajero o cajera o dependiente es bueno. Todo trabajo tiene que hacerse, y es esencial para el buen funcionamiento de nuestra sociedad. Lo malo es lo que ha hecho el patrón con el trabajo: excederlo en horas, pagar una miseria, convertir los centros de trabajo en cárceles donde no puedes hablar o platicar con tus compañeros y se te dice a cada momento que estás muy lento. ¿Cómo no vamos ir lento si sabemos que la vida se nos está escurriendo por las manos?

Anuncios

Acerca de kommy

El presente blog de “El Manual” es una extensión en línea de fanzine El Manual, que se hace, produce y publica en la escena de HardCore Punk de Monterrey, Nuevo León, México.
Esta entrada fue publicada en Textos, Unión Obrera y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s