Candidatos independientes: otra estrategia para que creamos en la farsa electoral

Por Felipe e Iván

Bronco3¿Amplían las candidaturas independientes nuestras opciones políticas? ¿Contribuyen a la pluralidad democrática? ¿Abren la posibilidad para cualquier ciudadano de ocupar un cargo de elección popular? ¿Contribuyen las alianzas a aumentar la representación popular en el gobierno? ¿Generan nuevas opciones?

La propaganda del INE parece sugerir que la respuesta a todas estas preguntas es un rotundo “sí”. Pero cualquier ciudadano medianamente informado coincidirá con nosotros en que la respuesta es “no”.

Las candidaturas independientes no amplían las opciones políticas porque no representan  un proyecto diferente al de los partidos políticos oficiales. De hecho, la mayoría de los candidatos independientes provienen de partidos políticos oficiales. Es un claro engaño eso de que están contra los partidos oficiales.

Estos candidatos “independientes” están basando sus campañas en denunciar la corrupción del PRI y el PAN, diciendo que el problema es la concentración del poder en dos partidos. Es decir, minimizan el problema diciendo que si no se vota por esos dos partidos daremos un golpe al bipartidismo y estando en el poder se encerrará a los corruptos. Se puede encerrar a los corruptos, pero las instituciones son corruptoras, diseñadas por la clase que tiene el poder (burguesía) para conservarlo. Estos candidatos se presentan como “ciudadanos” y no como políticos, ya que dicen que los políticos roban. Pero… No hemos escuchado hablar a ningún candidato de la explotación a los trabajadores, de eliminar los sindicatos vende-obreros y velar por la verdadera seguridad del trabajador: la vida digna (tener un techo, sanidad, educación y alcanzar para la canasta básica).

Ellos no pueden andar  por ahí diciendo que el problema de México es que existan solamente estos dos partidos, porque en México, en la “democracia” que ellos han decidido legitimar, hay un pluripartidismo, conocemos partidos como el PRI, PAN, PRD, MORENA, NUEVA ALIANZA, etc. Todos estos partidos ven por el interés de la clase rica (empresarios), extranjera o nacional. Aunque algunos de ellos se llamen de izquierda, no lo son, jamás han apuntado ni apuntarán a la raíz del problema: el capitalismo. Estos partidos autoproclamados de izquierda incluso hacen alianzas con los de “centro” y “derecha” sin ningún escrúpulo.

La mayor cantidad de partidos tampoco es una garantía de democracia. La pluralidad que esta mayor cantidad parece ofrecer es sólo aparente, pues ninguno de estos partidos representa una opción diferente al capitalismo. Lo que ofrecen son diferentes recetas para paliar los males sociales que el capitalismo genera.

Lo que ocurre es que tenemos nociones muy diferentes de lo que es la democracia. Para los ricos burgueses “democracia” significa que pueden enfrentarse entre ellos para luchar por sus intereses particulares por medio de partidos que ellos mismos financian; que pueden aliarse con otros burgueses para competir contra burgueses más poderosos; que pueden comprar a tal o cual candidato o partido para que haga pensar a los trabajadores que tienen los mismos intereses que ellos. Para la clase burguesa la democracia se agota en que asistamos a votar cada 3 o 6 años por unos candidatos que han elegido ellos. Y si no votas te dicen: “¿qué participación quieres construir?”, “luego no te quejes de que el país está mal”.

Pero la democracia no solamente es eso. Una verdadera democracia para el pueblo debería incidir en lo económico. Una sociedad con tanta desigualdad como la nuestra no puede ser, ni debe ser llamada, democrática, porque la  mayoría del pueblo  no tiene acceso a las riquezas que generamos los trabajadores. No hay democracia aunque en sus discursos hablen de transparencia y de querer acabar con la pobreza, porque  permiten que se apliquen reformas que lo que hacen es perjudicar a la clase trabajadora: nos siguen robando lo poco que nos queda. No hay democracia para nosotros partiendo de la igualdad de oportunidades, no la hay porque ellos quieren decidir sobre nuestras vidas, y el más claro ejemplo es que dejan personas sin acceso a la satisfacción de las necesidades más básicas como educación, sanidad y vivienda. Los recursos se destinan a la satisfacción de  intereses de individuos poderosos, y no a la de necesidades sociales. La razón de todo esto es simple: en el sistema capitalista hay democracia burguesa, es decir, una democracia para los patrones, no para el pueblo.

“democracia” para los comunistas significa que todos los ciudadanos tengan opción real de participar en política: que tengan el bienestar económico que les permita ocuparse en educarse y en participar activamente en las decisiones que atañan a toda la sociedad; que los ciudadanos tengan acceso a los medios de comunicación y que las cuestiones nacionales se discutan realmente por todos los que estén interesados y quienes puedan aportar elementos valiosos a las discusiones; que no tengamos un gobierno entreguista que sólo ejecuta las órdenes que vienen del extranjero y maquilla estas imposiciones con votaciones en el legislativo totalmente amañadas.

Las elecciones en el capitalismo vienen a ser la reafirmación para la burguesía de la ignorancia a la que han sometido al pueblo, del poder que sobre nosotros aun tienen: de hacernos creer que la política no sirve y no creer en ella; de ser sumisos y permitir que nos gobiernen como ellos quieran.

Las candidaturas independientes son en realidad un relajante muscular para el pueblo, para que no reaccione, ya que esta estrategia retrasa la conciencia de clase en los trabajadores y sirve para que sigamos con la esperanza de un “salvador”, y no ver una solución en la organización, ya que saben del poder que tiene el pueblo y que con organización se fortalecería.

La solución no está en votar por un individuo que dice que él cambiará las cosas. Lo mejor sería crear un partido del pueblo para el pueblo; un partido de la clase trabajadora que se oponga realmente a los interese de los ricos y defienda los nuestros. Hacer política de la clase trabajadora, velando por el interés de nuestra clase que ha sido sometida por mucho tiempo a las cadenas de la explotación.

Anuncios

Acerca de kommy

El presente blog de “El Manual” es una extensión en línea de fanzine El Manual, que se hace, produce y publica en la escena de HardCore Punk de Monterrey, Nuevo León, México.
Esta entrada fue publicada en Textos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s