¿Por qué hacemos horas extras?

Horas Extras STOP LogoA veces hacer horas extras es necesario: hay que comprar los útiles de los niños, organizar el cumpleaños, comprar la ropa, pagar los servicios. Muchas veces nos vemos obligados a trabajar horas extras porque la vida está muy cara y el salario no alcanza. Sin embargo, no siempre tenemos la necesidad de hacer horas extras y las hacemos de todas formas. Esas veces que tenemos que trabajar más para pagar una deuda que nos echamos por comprar algo que no necesitamos, cuando ocupamos dinero para reponer lo que nos gastamos en la parranda o para comprarnos cosas que realmente no nos hacen falta o que incluso nos perjudican (como productos milagro, televisiones, videojuegos, drogas, etc.).

Las horas extras no nos dejan tiempo para vivir y al sistema en que vivimos le conviene que no vivamos. Por eso los medios de comunicación se la pasan invitándonos a gastar el dinero en puras cosas superfluas. Nos programan para comprar las marcas más caras de los productos básicos, nos crean necesidades que no son tales, como la de ser bellas y muy delgadas, la de beber una cierta marca de cerveza para poder convivir con los amigos o usar una cierta marca de electrodomésticos porque todas las demás son chafas.

Los medios de comunicación se meten en nuestras mentes por medio de nuestros deseos, de nuestras necesidades, de nuestros miedos y creencias, para convertirnos en consumidores que sólo se complacen en comprar. Nos acostumbran a las soluciones fáciles e instantáneas. Nos preparan para no esforzarnos si no es en el trabajo.

Al final se nos va la vida en trabajar para poder compra las cosas que, según ellos, necesitamos. Nos convertimos en seres vivos que no viven, sino que trabajan y compran, compran y trabajan, trabajan para comprar, compran para poder trabajar, para trabajar más y mejor. La comodidad sirve para que rindas más en el trabajo, para poder comprar más comodidad.

A los patrones les sirven además las horas extras porque aumentan su producción sin tener que contratar más personal: pagando lo mismo de prestaciones y casi lo mismo en salarios, producen mucho más. El secreto es pagar salarios tan bajos que todos los trabajadores se vean en la necesidad de trabajar más.

Antes de aceptar las horas extras reflexiona en si aquello en lo que vas a emplear el dinero es realmente necesario; si tú o aquella persona necesitan más ese objeto que tu tiempo.

Hay cosas maravillosas que hacer con nuestro tiempo en lugar de pasarla trabajando. Nos han convencido de que el tiempo es para trabajar y el espacio para llenarlo de cosas. Pero no es así. La vida buena de la que los sabios hablan está llena de emociones, de alegrías, de dudas, de respuestas, de esfuerzo por trascender y, sobre todo, de conocimiento. Toma tu tiempo y empléalo para vivir. Si no tienes idea de lo que es vivir más allá de trabajar y comprar, emplea tu tiempo para investigar el sentido de tu existencia. Un trabajador que ha comenzado a experimentar la vida lo último que quiere es pasar 12 horas en el trabajo.

Anuncios

Acerca de kommy

El presente blog de “El Manual” es una extensión en línea de fanzine El Manual, que se hace, produce y publica en la escena de HardCore Punk de Monterrey, Nuevo León, México.
Esta entrada fue publicada en Textos, Unión Obrera y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s